Archive
Crítica

Lo que hay

La civilización declina; ya no hay cultura, sólo queda la información; hasta la pérdida de sustancia del arte se compensa por medio de una parodia universal. La vida trascurre als ob (como si). El hastío, en el que nos aturdimos por la embriaguez y la sensación; las estridencias del seudo-espíritu, cuya esterilidad es irremisible. Todo el mundo habla, pero nadie escucha; todo se derrocha en palabras; todo se traiciona. La vida corre sin aliento tras el lucro. De manera que el nihilismo es la consecuencia lógica de nuestros valores y nuestros ideales. Décadence. La humanidad está de rodillas ante lo contrario de lo que ha sido el origen. Ni siquiera Epicuro estaría, a estas alturas, interesado en repetir su discurso. Demasiados neurópatas e idiotas infantiles.

Share
Read More

En nuestro país la política es un sistema generalizado de favores. Los partidos políticos funcionan de acuerdo a una extensa red que baja y sube por una variedad de escalones de colores  por los que circula poder y dinero. Las vastas y  relativamente alejadas regiones del centro en las que viven millones de habitantes en los márgenes, con familias desintegradas, sin trabajo, sin posibilidades de subsistencia, con niveles de educación mínimos, y un sistema puntual de jefaturas al más puro estilo dictatorial que “cumple” lo que se llama una función social que lo que implica en realidad es quedarse con montos ingentes de dinero del gasto público destinados para beneficio propio y de amigos, y otra parte, lo mínimo, se vierte en  asistencia social de los muchos, que por cierto, son los que sufragan el gasto todo.

Los voces que denuncian este sistema, al que llaman clientelista haciéndolo remontar a las épocas de la empanada y el vino, una degradación del sistema y una falta de respeto a la dignidad del ciudadano, quieren barrer este sistema para edificar una democracia en serio.

No se puede hacer política con la compasión. Los miembros del gobierno actual, empezando por su presidente, que se presentó en sociedad con la etiqueta de la ética, forman parte del coro admonitor de la corrupción del régimen monárquico.

Share
Read More

society

Un caos de seres, de hechos e ideas; una lucha desordenada, violenta y despiadada; una mentira perpetua, por la que arbitrariamente unos se elevan al pináculo y otros quedan aplastados sin piedad en los bajos fondos.

¡Cuántas imágenes que describirían la sociedad actual, si en realidad pudiera hacerse!

El pincel de los más celebrados artistas, y la pluma de los más notables escritores se quebrarían cual frágil cristal, si se empleasen en representar siquiera un eco lejano del tumulto y la refriega que produce el choque de aspiraciones, apetitos, odios y abnegaciones en que se encuentran las diversas categorías que dividen a los hombres.

¿Quién podrá explicar exactamente la interminable batalla librada entre los intereses particulares y las necesidades colectivas; entre los sentimientos del individuo y la pseudológica de la generalidad humana?

Share
Read More

La Asociación Psiquiátrica Norteamericana considera un trastorno mental, el pensamiento desafiante, algo inconveniente para mantener una sociedad de personas (o autómatas) conformes con la normalidad.

Pensar distinto a los patrones dominantes de la sociedad, el llamado “libre pensamiento”, es una enfermedad mental según la nueva edición del Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales de la Asociación Psiquiátrica Americana. Este manual identifica una nueva enfermedad que llama “trastorno de desafío oposicional” (ODD, por sus siglas en inglés) y la define como “un patrón constante de comportamiento desobediente, hostil y desafiante” con síntomas que incluyen cuestionar la autoridad, actitud retadora, tendencia a discutir y a molestarse fácilmente.

Este manual lo utilizan los doctores para definir enfermedades mentales y en cada edición aumenta de forma notable el número de enfermedades mentales, por lo cual se cuestiona si nos estamos trastornando mentalmente cada vez más o es más difícil estar mentalmente saludable. Los doctores dicen que se debe a que actualmente se puede identificar con mayor facilidad estos trastornos, lo cual también significa que se puede medicar a más personas y recluirlas en instituciones mentales.

El manual recientemente ha identificado como enfermedades la arrogancia, el narcisismo, la creatividad fuera del promedio, el cinismo y el comportamiento antisocial. En el pasado todos estos solo eran rasgos de la personalidad, pero ahora ya son enfermedades tratables.

En los últimos 50 años sus páginas han pasado de 130 enfermedades mentales a 357, muchas de las cuales afectan a los niños, quienes en consecuencia reciben altas dosis de fármacos. Se ha especulado que si Mozart naciera hoy se le diagnosticaría déficit de atención y sería medicado hasta volverlo normal, desperdiciando su genialidad natural. ¿Cuántos niños brillantes, de una sensibilidad diferente, han sido acondicionados a la normalidad?

Esta nueva enfermedad que ve como un trastorno el pensamiento desafiante puede ser usada incluso de forma política, como un método de legislar qué es valido pensar dentro de una sociedad automatizada e impedir la generación y comunicación del pensamiento inconforme con los valores de la sociedad.

Share
Read More

Dos libros:

La sociedad cortesana de Norbert Elias (descargar)
El siglo de Luis XIV de Voltaire (descargar)

Artículo

 

 

 

 

Share
Read More

‘ Cuando alguien pregunta para qué sirve la filosofía, la respuesta debe ser agresiva ya que la pregunta se tiene por irónica y mordaz. La filosofía no sirve ni al Estado ni a la Iglesia, que tienen otras preocupaciones. No sirve a ningún poder establecido. La filosofía sirve para entristecer. Una filosofía que no entristece o no contraría a nadie no es una filosofía. Sirve para detestar la estupidez, hace de la estupidez una cosa vergonzosa. Sólo tiene este uso: denunciar la bajeza del pensamiento bajo todas sus formas. ¿Existe alguna disciplina, fuera de la filosofía, que se proponga la crítica de todas las mixtificaciones, sea cual sea su origen y su fin? Denunciar todas las ficciones sin las que las fuerzas reactivas no podrían prevalecer. Denunciar en la mixtificación esta mezcla de bajeza y estupidez que forma también la asombrosa complicidad de las víctimas y de los autores. En fin, hacer del pensamiento algo agresivo, activo y afirmativo. Hacer hombres libres, es decir, hombres que no confundan los fines de la cultura con el provecho del Estado, la moral o la religión. Combatir el resentimiento, la mala conciencia, que ocupan el lugar del pensamiento. Vencer lo negativo y sus falsos prestigios. ¿Quién, a excepción de la filosofía, se interesa por todo esto? La filosofía como crítica nos dice lo más positivo de sí misma: empresa de desmixtificación. Y, a este respecto, que nadie se atreva a proclamar el fracaso de la filosofía. Por muy grandes que sean, la estupidez y la bajeza serían aún mayores si no subsistiera un poco de filosofía que, en cada época, les impide ir todo lo lejos que querrían, que respectivamente les prohíbe, aunque sólo sea por el qué dirán, ser todo lo estúpida y lo baja que cada una por su cuenta desearía. No les son permitidos ciertos excesos, pero ¿quién, excepto la filosofía, se los prohíbe? ¿quién les obliga a enmascararse, a adoptar aires nobles e inteligentes, aires de pensador? Ciertamente existe una mixtificación específicamente filosófica; la imagen dogmática del pensamiento y la caricatura de la crítica lo demuestran. Pero la mixtificación de la filosofía empieza a partir del momento en que ésta renuncia a su papel desmixtificador, y tiene en cuenta los poderes establecidos: cuando renuncia a detestar la estupidez, a denunciar la bajeza.’

Font: http://maquinasabstractas.wordpress.com/

Share
Read More


La emoción no es la emocionalidad que le da un sentido humano a la razón. La emoción le devuelve la intensidad al mundo de la existencia, desenmascarando la alucinación que da entidad y vida a la razón, y la coloca en su realidad: una simple herramienta por la cual no hay que obsesionarse.

Share
Read More

Los seres humanos tenemos la ilusión de que la economía es el centro del universo, olvidando que es la biosfera la que sustenta todos los sistemas, tanto humanos como naturales. Por eso, el objetivo de los esfuerzos medioambientales no es tanto salvar el planeta -que de todas formas sobrevivirá y creará nuevas combinaciones de átomos- como asegurar la prosperidad de nuestra propia especie.

Las mismas matemáticas que estudian las interacciones entre las moléculas de una célula, las neuronas en un cerebro o las especies en un ecosistema pueden utilizarse para comprender las complejas interacciones entre las personas, la emergencia de la identidad de grupo y las maneras en que la información, las normas y el comportamiento se transmiten de una a otra persona.

Comenzamos nuestra andadura humana como cazadores-recolectores, donde el contacto con los otros, parientes o no, era el centro de la vida social y moral. Cójanse de las manos, mírense a los ojos y hablen recordando nuestra historia evolutiva y la importancia de nuestra especie.

La impresionante diversidad de especies y adaptaciones biológicas después de más de 3500 millones de años de vida en la Tierra debe su existencia a la adaptación por selección natural, que exige solo tres sencillos requisitos: variación, selección diferencial (los portadores de los caracteres más adecuados sobreviven y se reproducen más eficazmente) y transmisión de estos caracteres a las siguientes generaciones, a través de una doble hélice que codifica las proteínas como bloques de construcción biológica o, en los animales más complejos, a través de la transmisión cultural del conocimiento.

La biosfera es el activo más grande e importante del planeta, un inmenso mercado natural de vida que contiene y posibilita nuestras vidas individuales, la sociedad y la economía.

 

A menudo, la manera de entender un sistema complejo es entendiendo sus componentes, pero probablemente no es así en el caso de los sistemas complejos más interesantes: nosotros.

Se puede dar sentido a todo lo que cambia gradualmente en el espacio o en el tiempo, por complejo que pueda parecer, simplemente imaginándolo como una serie infinita de cambios infinitesimales, cada uno de ellos con una tasa de cambio constante (y por lo tanto más simple), y luego poniendo todos los cambios juntos para reconstruir el conjunto inicial.

Muchos fenómenos sociales y naturales -sociedades, economías, ecosistemas, climas- son complejas redes evolutivas con partes interconectadas cuyo comportamiento conjunto no se puede reducir a una suma de las partes; cambios pequeños y graduales en un componente pueden desencadenar en el sistema global cambios catastróficos y potencialmente irreversibles que se pueden propagar en efecto dominó incluso más allá de sus límites.

La escala del complejo social, económico y político es tan grande que interfiere muy intensamente sobre la biosfera, de la cual es totalmente dependiente, mientras que la evolución cultural es demasiado lenta para hacer frente eficazmente a la crisis resultante.

Estamos hechos de polvo de estrellas’. Esta sencilla declaración no abarca los primeros instantes del universo, pero incluye toda su evolución, desde la formación de las primeras estrellas y el enriquecimiento del universo con nuevos elementos, a la aparición de sistemas planetarios, y de la vida y la humanidad en el planeta Tierra. Porque pone de relieve nuestra conexión íntima y directa con el cosmos, admitiendo la posibilidad de que otros están, han estado o estarán conectados de la misma manera.

El conocimiento es un bien público que aumenta de valor conforme aumenta el número de sus poseedores. Ahora se está en disposición de entender por qué los gobiernos se dedican a poner trabas a toda adquisición de conocimiento. Pero no se entiende por qué la ciudadanía no le hace frente.

Share
Read More