Neopuritanism

Leyendo la vida de Aristipo de Cirene, el no muy famoso maestro de la filosofía Hedonista, pensé en un par de personajes de películas de John Ford.

Estos personajes pertenecen al género del “borracho genial”, ese hombre que con todo y estar muy bebido conserva una lucidez que muy poca gente sobria llega a tener.

En esta época de neopuritanismo que nos ha tocado vivir, escribir “borracho genial” es una auténtica incorrección, porque el actual canon social nos enseña, cada día, con una insistencia machacona, que beber alcohol es malo y que el borracho es una persona deplorable. Una convención, ¿convicción?, que no existía cuando John Ford rodaba películas ni, si me apura usted, hace quince años, cuando el alcohol no era el diablo, sino un elixir que potenciaba la alegría, rebajaba los índices de realidad y nos situaba a flor de piel en el corazón del mundo, es decir, todo lo que la bebida alcohólica no es hoy, en esta época donde el hiperrealismo vital (la vida a palo seco) tiene un valor altísimo y, si se me permite,  ridículo. Aristipo era un filósofo que vivía con barraganas, pindongas, pájaras y suripantas, y que arrojaba en mitad de la taberna discursos de gran calado filosófico, y es justamente aquí, en el momento en que la inteligencia de un hombre ha sido iluminada por el alcohol, cuando pensé en los personajes de John Ford: Dutton Peabody, un periodista permanentemente alcoholizado que interpreta Edmon O´Brian (The man who shot Liberty Valance, 1962) y el Doctor Boone, un médico borrachín interpretado por Thomas Mitchell (Stagecoach,1939). Tanto Peabody como el doctor Boone, pasan toda su película buscando una barra donde les sirvan un trago, o echando mano de un botellín. “El valor puede comprarse en la taberna”, dice Peabody, mientras el doctor Boone roba muestras del maletín de un vendedor de Whiskey que va con él en la diligencia.

Estos dos bebedores son personajes llenos de valores, son leales, inteligentes, serviciales, íntegros y sumamente apreciados por su entorno, a pesar de que andan siempre con media estocada. Si John Ford hubiera rodado estas películas hoy, hubiera tenido que poner al médico y al periodista, para que siguieran siendo personajes ejemplares, a beber agua con gas.

JS

FacebookTwitterLinkedInRedditDeliciousDiggMeneameYahoo BookmarksPinterestGoogle+Share
0 comments
Submit comment