Seis impedimentos para reducir el paro en España

Seis impedimentos para reducir el paro en España

No es cuestión de repetirlo, pero existe un modelo, el Axiológico-SETCU, elaborado  por un equipo pluridisciplinar e interuniversitario, que adelanta la posibilidad de eliminar prácticamente el paro diferencial que presenta España. Sin embargo, al menos seis impedimentos se opondrían actualmente al modelo.

El primero nace de no partir del “sistema de valores” (de ahí lo “axiológico”) que explicaría el estado de la economía española; de soslayar que la economía no es un sistema aislado y con vida independiente propia, sino un “subsistema” dentro de otros más amplios como son los geográficos, culturales, sociales y políticos tanto a escala nacional como mundial. No podría entenderse el comportamiento económico sino en su interacción con un conjunto de variables de tan diversa naturaleza que exige enfoques no exclusivamente economicistas. El gráfico que sigue (base imprescindible para comprender cualquier sistema socioeconómico) muestra en forma simplificada con datos de 2009/10, lo que en realidad es el “sistema  español” en su conjunto, es decir, su “perfil global de valores” durante estos  últimos años. ¿Cómo se elabora este perfil?. Una vez definido el “Patrón Referencial de Valores” a utilizar y sus indicadores empíricos respectivos1, se calibra la posición española  situando los niveles de cada país en una escala 0-100 estandarizada para todos los valores. Se concede el nivel “100” al país que presente el mejor dato y “0” al que presente el peor, situándose los demás países proporcionalmente en porcentajes dentro de este intervalo común. Así, en el valor “Salud” (S) corresponde el nivel  100 al país EIC2 con superior  “Esperanza de Vida al nacer” (en esta caso Francia con 80,98 años) y “0” al país que  ocupa el último lugar. (Dinamarca con 78,30 años) y con España en una posición relativamente alta (80,05 años). Mientras que en el valor “Riqueza Material” (renta per capita) corresponde 100 a Holanda (40.718 $) y “0” a Italia (31.909 $) y con España en una posición baja (32.545 $) y próxima a Italia, y así sucesivamente con los nueve valores y sus  correspondientes indicadores empíricos. Se trata, pues, de situar la posición relativa de España entre los diez países del EIC  valor por valor, o indicador por indicador, lo que según los datos internacionales manejados  proporciona el perfil axiológico del gráfico siguiente:

Limitando por el momento la definición operacional de cada uno de los “valores” solo a su indicador más relevante, el gráfico muestra como España ocupa una posición muy baja (penúltima) en “RM” (Riqueza Material) y absolutamente la última en “C” (Conocimiento), “JD” (Justicia Distributiva) y “CA” (Calidad de las Actividades), éstos dos últimos debido al paro laboral.  Posición global que define un “sistema de valores” altamente desequilibrado dentro del contexto EIC, y a pesar de que estaría relativamente bien posicionado en “Salud” (S), y ”Libertad” (L); demasiado alto en Seguridad (Se) debido a la enorme prestación por desempleo; y alto en Prestigio Moral (PM) por el relativamente escaso endeudamiento público. Los desequilibrios resultan, pues, evidentes. Pocos países EIC presentarán una desviación media tan acentuada al tiempo que un promedio tan bajo en sus niveles. Para cualquier aclaración sobre método y datos el lector puede dirigirse al autor.

¿Cómo debe atacarse el paro y la crisis económica en España a partir de este perfil?. ¿Cómo se podría lograr a la vez elevarlo y “horizontalizarlo” , en busca al menos de alcanzar el promedio EIC  sabiendo que esa sería la única manera seria y verdadera de salir de la crisis?. ¿Se piensa que se puede dirigir una economía sin disponer de este perfil a la vista?. Porque las posiciones tan extremas que marca España están en verdad sugiriendo medidas bastante diferentes a las que se suelen recomendar o adoptar. Y es que  la pregunta correcta no sería: “¿qué economía tenemos?”, sino que ¿qué sociedad tenemos?. Ahí está la clave del problema.

Por desgracia, un cierto economicismo axiológicamente romo es lo que prevalece en el mundo, lo que sería el primer error grueso de enfoque teórico que se comete al evaluar o diseñar las políticas económicas de los países y en especial la española. El hecho de la recurrencia histórica de las crisis y su imprevisibilidad así como el reciente “mea culpa” reconocido por el propio FMI, confirmarían este primer impedimento de carácter estrictamente epistemológico en su sentido de “conocimiento débil”. Porque, o se consideran todas las variables relevantes del sistema complejo (después de una adecuada clasificación/selección), a partir de un validado Patrón Referencial de Valores, o los resultados, muy probablemente, serán espurios. Corolario: La superación en España de este primer impedimento consistiría en la adopción de un enfoque “axiológico” que tome como base el “sistema de valores” prevaleciente en los últimos años.

En segundo lugar se precisará  una visión y un tratamiento multidisciplinar donde filósofos, sociólogos,  psicólogos, economistas, ingenieros, juristas, etc, formen un equipo especialmente preparado e integrado para el análisis del sistema global y no solo económico. Y si Letamendi pudo decir que “el médico que solo sabe de medicina ni de medicina sabe”, la economía, actualmente en manos de los economistas, no podría dejarse al cuidado exclusivo de éstos, sirviendo la aparición y  varamiento de tan enorme paro en España de prueba evidente. Corolario: La superación de este impedimento consistiría en el análisis multidisciplinar por parte de un equipo “ad hoc” del perfil de valores para poder llegar así a comprenderlo desde distintas perspectivas.

En tercer lugar se encuentra  el papel que juegan las ideologías, encontrándonos  todavía con demasiados economistas liberales que apenas admiten medidas o controles que vayan contra las leyes del mercado, o bien intervencionistas que  priorizan la necesidad de someter los beneficios a un reparto pretendidamente más justo por la acción del Estado. Este tipo de Economía como disciplina no podría definirse así como una ciencia, sino como un intento científico de comprender los mecanismos económicos desde posiciones  ideológicas determinadas, y lo que es peor, cualquier intento ambicioso de integrar ideologías y principios teóricos, como sugiere el modelo Axiológico-SETCU, tenderá a ser ignorado por comodidad o rechazado por conveniencia.  Corolario: El firme compromiso de adscripción del equipo “ad hoc” a un centro ideológico máximamente técnico, integrador de teorías neoliberales,  keynesianas y otras resultaría igualmente requisito imprescindible.

Un cuarto impedimento que obstaculiza la adopción del modelo Axiológico-SETCU consiste en lo que podría llamarse “anarquismo neoliberal” o doctrina económica que consiste en abandonar cualquier metodología de planes integrados a favor de medidas parciales y separadas. La primera consecuencia de este “anarco-economicismo”, ayudado además por el desprestigio de la Unión Soviética y sus malogrados planes quinquenales, es que cualquier modelo o plan cuatrianual, quinquenal, etc. que intente integrar,  racionalizar u optimizar el funcionamiento económico de un país, será desechado por obsoleto y calificado como no viable, dando lugar a una exageración  interesada del papel negativo del Estado  con lo que se termina “tirando  al niño con el agua de la bañera”. De ahí la proliferación de medidas propuestas (Gobierno, 100 economistas, FEDEA, FAES, Círculo de empresarios, Banco de España…, incluso Sindicatos….), sin formar parte de  modelo integrado alguno y menos aún cuantificado en sus resultados finales. Corolario: La formulación de un plan integrador de posiciones teóricas y medidas interrelacionadas con resultados cuantificados previstos, sería el instrumento necesario frente a la proliferación existente de medidas desconectadas.

El quinto obstáculo con el que se encuentra el modelo Axiológico-SETCU consiste en ignorar las necesidades relativas que surgen del análisis comparativo de nuestro “sistema de valores”. Ello implicará negar  que existen más de cuatro millones de puestos de trabajo “vacantes” en España para que su economía resultase competitiva, como demuestran los estudios publicados cuando se evalúan actividades “pro-competitivas” como ,p.e.,  el transporte de mercancías por ferrocarril, la remodelación de puertos, la rehabilitación de edificios para ahorrar energía, la I+D+i, las TICs  y otros. Para demostrarlo,  pongamos un ejemplo simple de necesidad residual e imaginemos el siguiente decreto gubernamental:“Todo perceptor de la prestación de desempleo estará obligado a mantener un área asignada de espacio público limpio de papeles, plásticos y otras suciedades, para lo cual se le dotará del equipo necesario. El salario a recibir equivaldrá a la prestación por desempleo, pero será variable en función del grado de limpieza estimado por un inspector de  zona (otro parado con superior formación); el cual a su vez percibirá su salario también variable en función del promedio de grados de limpieza individuales bajo su zona y calculado por un nuevo inspector de zonas (a su vez otro parado), y así sucesivamente hasta llegar al responsable de convertir los 34.000 millones de euros de la prestación por desempleo en el monto salarial pagado a los nuevos trabajadores ecológicos.” Productores de PIB, no lo olvidemos. Lo más probable entonces es que el diferencial de paro español desapareciera automáticamente en cuanto se aplicara el decreto, bien porque unos acepten el puesto de “asalariado ecológico” bien porque otros renuncien a ponerse el mono de trabajo. Pero el “anarquismo” neoliberal prefiere  el absurdo de  “subvencionar por no hacer nada, y si el gobierno tiene una razón para no tomar esta medida cuando existe un paro tan impresentable, sería interesante conocerla.  Corolario: La superación de este impedimento requiere analizar nuestro actual sistema de necesidades en su globalidad, para así estimar y  priorizar, aquellos  puestos de trabajo que se consideren más “pro-competitivos” con vistas  a  reducir el déficit comercial y  equilibrar  el perfil de valores.

Y en sexto lugar, se interpondría entre el modelo Axiológico-SETCU y su implementación una cierta carencia de voluntad de esfuerzo y humildad profesional por parte de los técnicos económicos para admitir su desenfoque economicista. A lo que se añadiría otra cierta falta de ética social por parte de los políticos.  Si además el modelo Axiológico-SETCU ha sido diseñado desde la Sociología (una especie de “maría” en los planes de estudio economicistas cuando ha logrado subsistir), el hecho puede resultar a los economistas poco menos que humillante, y considerarán que lo mejor y más prudente será ignorarlo y tratar de “meneallo” lo menos posible. Corolario: La solución psicológica  vendría de adoptar, tanto la necesaria voluntad de esfuerzo y humildad por parte de los economistas como  una nueva predisposición ética por parte de los políticos; requisitos ambos necesarios para encarar el desafío profesional y moral que supone el modelo.

Resumiendo, si fuera cierto que estos seis impedimentos son los que  están evitando las posibilidades del modelo Axiológico-SETCU en España,  sería preciso determinar por donde se rompería el círculo vicioso. Ambos cambios de actitud  (la técnica y la política) serían necesarios para revisar los datos del modelo con el fin de reformularlo y recalcularlo, quedase lo que quedase del mismo. Y sobre todo y a continuación,  lucidez y capacidad para hacer ver a los organismos y mercados internacionales que España no requiere medidas generales, sino las específicas y propias que exige nuestra peculiar situación, la cual,  extrañamente, se presenta entre privilegiada y absurda. Privilegiada porque ningún país dispone de esa “triada” como trampolín de salida; y absurda porque a ningún país le resulta tan “insostenible” dada la situación. Y  como sabemos desde Aristoteles a Derrida, “cuando no se diferencia, no se comprende”.

Pero quizás convenga citar la acusación del profesor Ballbé3 sobre el papel de la prensa  para formular  la inquietante pregunta: ¿a quién beneficia en España un paro tan alto?. Porque quizás se descubriera, no a quienes están intentando acallar –posiblemente sin tener conciencia de ello- cualquier solución técnica al problema del paro en España, como p.e. ha sido el caso de un importante diario de tirada nacional, sino a quienes con sus intereses ocultos (grandes o pequeños) están detrás de esta inexplicable actitud. Incomprensible y lamentable sin duda para los cinco millones de parados españoles y sus dramas personales.

Y para que todos vivenciemos siquiera sea un poco más el drama del paro en España, conviene todavía remachar el sentido del presente trabajo con la pregunta decisiva: ¿Cómo se explica que economistas y periodistas especializados silencien la necesidad de interconectar  en un plan integral propio lo que se ha llamado  “insostenible triada” (“cosas por hacer”, “personal parado” y “dinero dilapidado”)?. Y cuando además se ha publicado por un equipo de 15 catedráticos y expertos trabajando durante más de dos años, un modelo exploratorio cuyos cálculos demuestran su viabilidad.  El lector  puede hacer sus propias conjeturas.

Francisco Parra Luna

__________________

1 El Patrón Referencial de Valores se compone de los nueve valores universales siguientes: Salud, Riqueza Material, Seguridad, Conocimiento, Libertad, Justicia Distributiva, Conservación de la Naturaleza, Calidad de las Actividades y Prestigio Moral.
2 Los países serían los diez más poblados y desarrollados de la UE (Alemania, Francia, Reino Unido, Italia, Holanda, Bélgica, Austria, Suecia, Dinamarca y Finlandia), en tanto que “grupo de referencia” al cual se tiende a imitar por sus más equilibrados “sistemas de valores”
3 Ver el art. de Manuel Ballbé “La recesión mental es la que nos está impidiendo superar la depresión económica”, en NEGOCIO y Estilo de Vida, 29.04.2011.


Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *