Negando la evidencia:

La obligación de defender la independencia de la Justicia en España que corresponde al portavoz del Consejo del Poder Judicial (CGPJ), es difícil e ingrata. Negar la evidencia y hacer comulgar a la opinión pública con ruedas de molino, requiere de especiales dotes de desparpajo. Metida en su papel, Dña. Gabriela Bravo en rueda de prensa convocada con motivo de su participación en el seminario “La crisis de la Justicia española” celebrado en el marco de los cursos de verano de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo, lamentaba que el término “politización” se haya convertido en un “comodín que sirve para todo”.

Sin caérsele los anillos criticó a quienes denuncian el nombramiento político de los miembros del órgano de gobierno del Poder Judicial, señalando que “no existen presiones políticas” sobre el CGPJ ni de éste sobre los jueces, ya que todos los integrantes de la judicatura son “responsables”, significando que “tampoco ayuda a la imagen de la Justicia que desde el minuto cero en que se conoce que un juez asume un proceso judicial se le tache de progresista o conservador”.

Desde luego que los miembros del CGPJ son responsables, pero frente a quienes les eligen y pagan su sueldo, es decir frente al poder político único de un legislativo y ejecutivo también inseparados. Esa cuadratura del monolitismo como si existiera separación auténtica de poderes y no simple división funcional lleva a la explicación de lo obvio. Cuanto más alto en el escalafón se encuentra un Magistrado, más politizado está. ¿Pero como no se va a examinar políticamente al juez encargado de un caso de trascendencia por su color si debe su puesto y salario a una facción política concreta que lo eleva a los altares de la carrera judicial?

Quejarse del “ruido mediático” que ello genera como hace la señora Bravo y que según ella causa dificultades a los jueces para “abstraerse” en el ejercicio de su trabajo es asimilable a la protesta de quien escupe hacia el cielo y se queja luego de mojarse. Ello máxime cuando en la misma comparecencia la portavoz del CGPJ valoraba como necesario, lejos de caminar hacia la creación de unas instituciones que garanticen la independencia judicial, la necesidad de “afianzar” los lazos de relación con los otros poderes del estado.

Pedro M. González

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *